Escritores, drogas y literatura

La semana pasada saltó la alarma, tras una investigación llevada a cabo por Francis Thackeray en la Universidad de Witwatersand (Johannesburgo) donde se presenta la posiblidad de que el cannabis podría haber sido la musa de mi querido dramaturno William Shakespeare. Thackeray incluso hace referencia a un soneto de Shakespeare en el que se cita a una mala hierba y lo relaciona automáticamente con la citada droga. Además de esto, El South African Journal of Science publica una investigación en la que se asegura que las pipas de fumar encontradas en Stratford-upon-Avon, en Inglaterra, muestran indicios de consumo de cannabis en el mismo lugar en el que vivió William Shakespeare. ¿Escribió Shakespeare sus más famosas obras teatrales bajo las influencias del cannabis? ¿Cuál es el revuelo? ¿Cuántos escritores recurrieron a las drogas o el alcohol para encontrar a las musas que inspiraran sus novelas? Hagamos un recorrido por los autores más famosos.

Ernest Hemingway

Hemingway fue un reconocido alcohólico que se burlaba de sus compañeros escritores mientras trataban de enfrentarsse a la adicción que compartían con el escritor. Él simplemente disfrutaba del alcohol y no se preocupaba por su salud.

William S. Burrouhgs

Rey de reyes. Se llevó el trofeo en el consumo de drogas. Heroinómano reconocido fue capaz de superar su adicción en los años 70 tras décadas consumiento constantemente.

La heroína no es, como el alcohol o las malas hierbas, un medio para aumentar el disfrute de la vida. Es una forma de vida.

William Faulkner

Utilizaba el alcohol como vía de escape a sus preocupaciones y problemas del día a día. Todo su círculo conocía su adicción al alcohol pero sin embargo, todos incluído el propio Faulkner afirmaban que mientras escribía no consumía. Se podría decir entonces que sus historias eran otra vía de escape de las presiones del día a día.

Tennesse Williams

Escribió su famosa obra La gata sobre el tejado del zinc con múltiples referencias a elementos autobiográficos como el consumo del alcohol entre la homosexualidad o la inestabilidad.


F. Scott Fitzgerald

Comenzó a beber en su época universitaria para hacerse famoso en la década de los 20 por su consumo extraordinariamente elevado. A finales de los años 30 su salud comenzó a resentirse definitivamente.

First you take a drink, then the drink takes a drink, then the drink takes you.

Jack Kerouac

Consumidor de alcohol y otras sustancias. Su famosa novela On the road plasmaba algunos de sus vicios. Tras una vida llena de excesos murió a la edad de 47 años como resultado de una hemorragia interna causada por la cirrosis del higado.

Soy católico y no puedo cometer suicidio, pero tengo la intención de beberme a mí mismo hasta morir.  

Philip K. Dick

Adicto al speed. En una ocasión confesó a la revista Rolling Stones que todas las obras escritas antes de 1970 habían sido creadas bajo la influencia de la citada sustancia.

 

Edgar Allan Poe

Alcohólico no reconocido, pero persona muy sensible al alcohol. Puede que este pudiera ser el motivo de su muerte pero hay más teorías como el cólera, las drogas, las enfermedades del corazón, suicidio…

Truman Capote

Adicto al Martini mientras escribó A sangre fría.

Soy alcohólico. Soy Drogadicto, soy homosexual. Soy un genio.

Charles Bukowski

Fue abusado física y verbalmente por su padre en su infancia lo que desembocó que a los 13 años fuera adicto al alcohol.

Tengo la sensación de que el consumo es una forma de suicidio que te permite volver a la vida y empezar de nuevo cada día. Es como matarse a uno mismo para volver a renacer. Creo que he vivido unas diez o quince mil vidas hasta ahora.

Charles Baudelaire

Mantuvo un vínculo intenso y prolongado con las drogas, para experimentar y para buscar su “yo” interior. Adicto a los estupefacientes, justificaba su consumo afirmando que debía desligarse del ciudadano para alcanzar la verdadera poesía; debía separarse de uno mismo para alcanzar el poeta real. Además consumía alcohol, hachis, opio o laúdano. Los Paraísos Artificiales fue considerado algo así como un manual del drogadicto, pero que además contiene un profundo interés por el conocimiento.

https://i0.wp.com/www.independent.co.uk/incoming/article8629870.ece/alternates/w620/Aldous-Huxley-getty.jpg

Aldous Huxley

Aunque al principio era un poco reticente al consumo de drogas, mostró un profundo interés por la psicodelia y el misticismo. En su novela  Un mundo feliz una droga fictícia llamada ’soma’ se convierte prácticamente en el personaje central de la obra. Las puertas de la percepción nació de su primera experiencia con mescalina, el alcaloide visionario del peyote. En su último libro, Isla, describe un mundo aterrrizado con la guerra, en el que un reducido grupo de ciudadanos habita en una isla conservando el verdadero conocimineto del alma. Los pacíficos miembros de esta sociedad tienen por costumbre ingerir unas misteriosas setas en el momento del tránsito, como vehículo para iluminar este trascendente momento de la vida.

Generación Beat

Los componentes de la generación Beat, denominados Beatniks, eran escritores bohemios que no se sentían identificados ni se posicionaban hacia ninguna postura política. Criticaban el estilo de vida americano y utilizaban todo tipo de drogas a modo de respuesta rebelde a los convencionalismos. Entre ellos estaban, el mencionado anteriormente, Jack Kerouac, Allen Ginsberg o William S. Burroughs también mencionado anteriormente.

La lista es bastante extensa, aquí sólo tenéis un pequeño ejemplo de escritores que pasaron a la historia por las novelas, poemas o obras de teatro que dejaron tras su muerte. ¿Quiénes somos nosotros para juzgar las musas de cada escritor?

Anuncios

2 comentarios en “Escritores, drogas y literatura

  1. Hola. Yo creo que gran parte de los genios de la historia y de cualquier ámbito artístico/creativo ha tenido unos orígenes difíciles, traumáticos y mucha relación con las drogas, que aunque son nocivas y adictivas, podrían haber provocado esos desarrollos creativos e “idas de cabeza”. Además de la pureza que tendrían las sustancias en la época, no quiero ni imaginar los “viajes” que se pegaban, jeje. En los libros de Philip K Dick se nota muchísimo la influencia de la droga en muchas situaciones que describe, por ejemplo, en Los tres estigmas de Palmer Eldritch.
    Interesante post. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s