La importancia del Booktuber o reseñador visual

El mundo de Youtube es un mundo muy amplio. Aparte de encontrar vídeos diversos, vídeos musicales, películas online, vídeos de maquillaje, … También podemos encontrar una amplia comunidad de adolecentes, y no tan adolescentes, lectores que promueven la literatura juvenil, fantástica, clásica o adulta.

Para aquellos que estén perdidos en el término y la terminología entraré en detalles. Un booktube es una persona que cuelga vídeos semanales en su canal de Youtube hablando de libros, enseñando sus últimas adquisiciones o haciendo reseñas, siempre desde su opinión personal, sobre los últimos libros que ha leído. Estas personas realizan estos vídeos siempre desde un ambiente cotidiano y demuestran sus diferentes personalidades en lo que a gustos y tipos de géneros literarios se refiere. Ha de admitirse que la mayoría de Booktubers españoles enseñan y hablan sobre libros pertenecientes al género fantástico ( ¡vivan los dragones!), diferentes trilogías, sagas y muchos coinciden en autores y títulos. ¿Campañas editoriales o gustos en común?

Booktube

Si no lo sabéis os lo confirmo, actualmente muchas editoriales españolas colaboran con algunos blogueros literarios o booktubers mandando ejemplares gratuitos de sus últimas novedades literarias a cambio de una reseña por escrito o en vídeo. ¿Cuál es el problema de esto? Las editoriales publicitan sus libros y los aficionados a la literatura aprovechan su tiempo libre  leyendo y reseñando novedades desde su propia perspectiva. Bajo mi punto de vista, me parece un trato perfecto por ambas partes. El problema surge cuando muchos de estas personas denominadas booktubers coinciden con los mismos libros en sus canales y las opiniones resultan particularmente similiares. En algunos casos todos los libros gustan y “enganchan”. ¿ Casualidad o falta de perspectiva? No lo sabemos, lo que si puedo decir es que el espectador de cada vídeo puede decidir qué opinión, persona y canal es más real y cuál se mueve por la publicidad editorial.

La crítica masiva surge cuando los booktubers son criticados por su supuesto trato alturista a otros lectores, su supuesta falta de compra de libros y su supuesta falta de crítica personal a la hora de hacer reseñas. Ayer fue publicado este artículo en la página web Letras libres y ha sido el que ha desatado la polémica. Voy a tomarme la libertad de comentar alguno de las críticas sin fundamento que Ana Garralón lanza al mundo booktuber sin ningún tipo de pudor.

El nuevo fenómeno se llama booktuber y tiene como protagonistas a jóvenes críticos que, en lugar de escribir para los periódicos, cuentan sus recomendaciones en videos más o menos caseros, mientras entretienen y animan.

Empieza el artículo y Ana ya mete la pata hasta el fondo. El booktuber no es un crítico literario, no quiero imaginar la cara de Pérez Reverte si leyera eso, si no que crea una opinión propia y la plasma en un vídeo. Es un reseñador que lee una obra y da su opinion con más o menos terminología o con más o menos conocimiento, pero es una reseña propia que debe ser respetada.

Atención, libreros, un dato significativo: estos jóvenes no suelen pisar las librerías, se abastecen en internet o en ferias donde es indispensable acudir para obtener dedicatorias y hacer un poco de vida social.

Y aquí Ana es cuando se lanza a la piscina sin ningún tipo de conocimiento o investigación de campo sobre la figura del reseñador en booktube. Conozco de primera mano, y hablo de aquellas personas con un canal literario en Youtube, con las que tengo relación o mantengo algún tipo de contacto a través de las redes sociales, que muchos booktubers españoles pasan horas en librerías, se gastan su propio dinero en comprar novedades o libros de fondo editorial. ¿Y por qué no? ¿Se comete algún crimen verbal o escrito por acudir a librerías de segunda mano y encontrar ejemplares a un precio más económico? Perdóneme Ana Garralón si no estoy dispuesta a pagar alguno de los precios abusivos de ciertas editoriales españolas por libros mal editados, estéticamente feos y sin ningún tipo de correción. Porque muchos no somos expertos en correciones ortotipográficas pero sabemos cuando vemos una falta de ortografía o frases subordinadas sin puntos ni comas que ahogan nuestra vista.

Volviendo a la afirmación sin fundamento de esta señora, muchos lectores vivirán de los ejemplares enviados por editoriales sin ningún tipo de duda, pero no se puede generalizar de esa manera metiendo a un cúmulo de personas en una afirmación tan amplia. Me reitero señora Ana Garralón, antes de escribir sin conocimiento por favor, documéntese.

No son pocos los comentadores que cuidan su propia imagen y en muchos casos uno puede observar cambios en relación a su vestuario, peluquería y maquillaje.

Desde aquí agradezco a todos esos booktubers que cuidan su imagen y no aparecen sucios. Gracias por tener pudor y preocuparos por vuestra apariencia física. Parece ser que a Ana le gusta la gente que viste con la misma ropa cada día y parecen tener poca higiene personal. Al menos, eso parece querer dar a entender en esta suculenta frase.

¿Y qué es lo que reseñan, cuáles son sus gustos literarios? Los booktubers se justifican diciendo que muchos libros pasan inadvertidos y el comentario en video rescata esos títulos para darles difusión, pero la realidad es que prácticamente todos hablan de los mismos libros. Tienen a John Green como buque insignia, les fascinan las sagas, las trilogías, la literatura cuanto más fantástica mejor, lo que lleve la etiqueta de juvenil es perfecto para ellos y, aunque aseguran tener libertad para leer lo que quieren, desde fuera y desde lejos, se observa una sospechosa homogeneidad en gustos, títulos, autores y criterios.

Quizás este sea el punto más escabroso del artículo escrito por esta señora. Muchos lectores españoles con canales literarios en Youtube leen fantasía juvenil, distopías juveniles, libros de John Green pero, ¡un momento!

Supongo que una vez más estimada Ana, usted prefiere generalizar personas y conceptos en vez de documentarse. Ciertamente la mayoría de booktubers leen y fomentan literatura juvenil, pero siempre hay excepciones y una vez más, es el espectador el que decide a qué booktuber debe seguir.

Lo que antes se escuchaba tímidamente en los corrillos de los círculos de lectura, ahora está para siempre en la red. Multitudinarias visitas a videos lo confirman, comentarios que alcanzan la cifra de setecientos, canales con más de veinte mil suscriptores, editoriales corriendo detrás de ellos. No importa si el arte de la retórica está ausente. Todo eso terminó ya.

Y con esta última cita de su inexplicable artículo es cuando voy a explicarle la figura y el por qué del booktube español. A día de hoy un booktuber fomenta más la lectura que Javier Marías en El país semanal. Sí, esto es una realidad. Un booktube llega al espectador de una manera más rápida y directa y con unos argumentos más o menos profesionales defiente su posición y opinión. Esta fomentando la lectura, y aunque a usted la literatura juvenil le parezca un despropósito ( ¿ No escribía usted libros para niños?) o encasillarse en un tipo de género, estas personas que dedican su tiempo a leer, grabar, editar y publicitar sus vídeos están fomentando la lectura entre adolescentes. Y por algo se empieza, hoy puede que lean literatura juvenil y con unos años se lancen a otro tipo de literatura. ¡ O no! Yo a día de hoy sigo adorando la literatura juvenil como a Henry James o James Joyce. Cada uno vemos el encanto en cosas distintas y no se puede criticar y generalizar los gustos de cada persona. Siento mucho que sus miras sean estrechas y que no sea capaz de valorar el increíble trabajo que realizan los booktubers de cara a la literatura, de verdad, no sabe cuánto siento que usted sea así.

Impotancia y calidad de opiniones.. vaya. Como buena filóloga, porque sí, somos muchos los blogueros con una filología a nuestras espaldas, sé de muy buena mano que puedo aburrir a mis lectores si hablo sobre leitmotivs, stream of consciousness y todo lo que puede envolver una obra de Dickens o de Oscar Wilde. Esto no quiere decir que en caso dados muchos filólogos lo hagamos, pero le repito cortésmente lo mismo, esto es nuestra afición, nuestra manera de expresar nuestra opinión personal a los lectores fieles o asiduos a nuestros rincones virtuales. Si queremos analizar una obra en profundida lo haremos, pero no tenemos obligación ni debemos excusarnos por ello, no somos críticos literarios si no reseñadores de libros.

Prefiero leer una reseña en un blog literario o escucharla en un canal de Youtube que leer los suplementos de los domingos donde las críticas literarias han sido repartidas, y en muchos casos críticas compradas, previamente. Prefiero la opinión sincera de un lector que te habla desde un rincón privado de su casa, por escrito o visualmente. Si un lector quiere reseñar un último lanzamiento aunque ya haya sido reseñado, o críticado, en un medio reconocido debería hacerlo, porque probablemente su opinión sea más cercana y personal que la del crítico literario.

Terminando, y como conclusión, me parece que su “el tono es irónico pero inofensivo” demuestra su falta de profesionalidad, criterio, personalidad y humildad. Pero le agradezco mucho que exista, porque gracias a que existen personas como usted los booktubers y blogueros nos reafirmamos y aumentamos nuestro entusiasmo y fuerza de voluntad. Espero que le vayan bien las ventas de sus libros infantiles y nunca necesite que un booktuber reseñe y promocione alguno de sus libros, porque usted se ha cavado su propia tumba en lo que a “críticas no profesionales” se refiere y créame, estos lectores infuyen más de lo que usted imagina.

Anuncios

5 comentarios en “La importancia del Booktuber o reseñador visual

  1. Muy bien defendida tu postura.

    Cuando quiero buscar opiniones sobre un libro recurro a blogueros, a GR… pero no se me ocurre revisar las críticas que puedan aparecer, por ejemplo, en el País. Si esta señora se queja del tipo de literatura que se reseña en Youtube (y por ende en los blogs), bien podríamos hacer nosotros lo mismo en el caso de las reseñas que se hacen en los periódicos. ¿Qué tiene de malo comprar libros en ferias de libro viejo o en tiendas de segunda mano? ¿Acaso ellos no colaboran con las editoriales! ¡Ja!

    Creo detectar en esta señora cierto atisbo de superioridad, ¿por qué le molesta que nosotros, la gente jove, difundamos la literatura desde nuestras casas? ¿Acaso solo pueden hacerlo ellos? No creo que ninguno de nosotros, booktubers o blogueros, nos consideremos profesionales, pero no por ello debemos menospreciar la labor que realizamos.

  2. Comparto la opinión y más para fines comerciales. Los booktubers pueden ser la diferencia entre la visibilidad y el anonimato, eso pasó con mi obra y siempre comparto mi estrategia para acercarse a estos grandes aliados de la promoción editorial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s